Cómo fluir en la relacion de pareja y soltar el control_ Gabriela Fernández_ Amor Sano

Cómo Fluir en una Relación de Pareja y Soltar el Control

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿No te gustaría vivir lo que viene sin sentir que constantemente tienes que hacer algo para que las cosas sucedan como tú quieres que sucedan?

¿No te gustaría fluir con lo que es sin sentir que tienes que luchar?

Ya te he dicho muchas veces que tratar de cambiar lo externo para que se ajuste a tus expectativas es demasiado trabajoso e imposible.

Por eso te sientes agotad@, porque estás luchando con lo que la vida te trae constantemente tratando de impedirlo.

El trabajo personal, justamente, nos permite ir fluyendo cada vez más con lo que es y nos ayuda a ir soltando el patrón de la lucha, de forzar las cosas y aferrarnos a aquello que no sucede pero que sí esperamos que suceda.

Y no te estoy diciendo que renuncies a tus aspiraciones, nada que ver con eso.

Más bien, se trata de que sueltes el control de aquello sobre lo que no tienes control, porque por más que luches y te esfuerces, si no está de la Vida que suceda, no va a suceder porque no depende de ti.

¿Qué es forzar las cosas?

Forzar las cosas en una relación de pareja puede disfrazarse de muchos actos, aunque estos mismos actos no siempre significa que estés forzando las cosas.

Me explico.

Lo más importante para saber si estás forzando las cosas es que, siendo honesto contigo mismo, analices desde donde surgen tus actos:

. ¿Surgen desde el miedo a que si tú no haces ciertas cosas la relación se termina?

Si es así, estás forzando las cosas.

Desde el miedo a que la relación no se termine o que no haya conflicto, no nos aventuramos a dejar de hacer ciertas cosas que realmente no sentimos hacer y tampoco nos aventuramos a dar espacio.

Es como si tuvieses que generar ciertas situaciones entre tú y esa persona para quedarte tranquilo. Porque si eso que tú esperas no sucede, te entra mucho miedo.

Miedo a la incertidumbre, miedo a no saber qué pasará, miedo a dar espacio, miedo a que la relación no cumpla tus expectativas miedo a la reacción de esa persona o a lo que pueda suceder en la relación.

Te asusta el espacio, la incertidumbre, el no tener las cosas bien atadas y controladas.

Y desde ese miedo realizamos actos muchas veces compulsivos.

Y esto quiere decir que son actos que si no los haces sientes que va a pasar algo muy malo. Y que si los haces podrás evitar “eso malo” que no quieres que pase.

Los actos compulsivos que puedes llevar a cabo desde el miedo y la necesidad de control pueden ser:

. Tener la sensación de que si no te preocupas, si no le dedicas tiempo a darle vueltas a las ideas entorno a esa persona y la relación, te pasará la peor de tus fantasías.

. Tener la sensación de que si no llevas a cabo actos determinados para conservar la relación, se terminará. Como puede ser mostrarte siempre alegre, no dar tu opinión, no decir lo que piensas…

. No permitirte dejar de rumiar sobre la relación por miedo a que, si desaparece de tu mente, si tú no alimentas esos pensamientos, no habrá nada entre vosotros o se olvidará de ti.

. No tolerar espacios necesarios en una relación como puede ser el silencio. Muchas veces ante el silencio, puedes sentir miedo y tener la necesidad de llenarlo diciendo cualquier cosa o levantándote para ir al baño etc.

. No decir lo que es verdad para ti por miedo a que te abandonen, te dejen o te rechacen.

. Adaptarte a una relación de pareja en la que renuncias a aspectos fundamentales para ti.

. Ser siempre quien retoma el contacto tras un conflicto.

. Comprobaciones para “comprobar” que realmente siente por ti. Lo que sería poner a prueba. Por ejemplo: Poniendo algo en redes para ver si te comenta lo que pusiste. Darle un beso para ver si sentís lo que deberíais sentir. Ver si se acuerda de tu cumpleaños sin avisarle…

 

¿Qué significa por tanto fluir en tus relaciones?

 

Fluir con la vida y en las relaciones significa aceptar justamente lo que está sucediendo en este momento.

Abrirte con amor a esta situación tal como es, aunque no te guste. Es dejar de oponer resistencia a lo que ES.

Porque ¿A caso la vida se equivoca?

La verdad es que muchas veces nos empeñamos en ir en contra de la vida y es eso justamente es lo que nos hace sufrir.

Creemos pensamientos del tipo:

Esta persona debería llamarme.

Esta relación debería funcionar.

Esta persona es la que me gusta por lo que debería ser la pareja de mi vida.

No debería comportarse así.

Etc…

Y todos estos «deberías» es tu empeño de cambiar la realidad. Son el síntoma de que quieres mandar tú para sentirte seguro, en lugar de rendirte a lo que la vida quiere para ti.

No podemos evitar atravesar las experiencias que necesitamos para graduarnos en la vida y en nuestras relaciones. Solo el proceso nos transforma. Por eso, no hay atajos. El río de la vida te llevará por las experiencias que necesitas vivir para evolucionar.

Así que, fluir es soltar el control y dejar que la vida te muestre el camino a través de lo que te ofrece en este momento. En cada momento.

Si en este momento, la vida te ofrece una situación es para que la atravieses y conectes con lo que se despierta en ti. No es para que te resistas a contra corriente poniendo tus mejores estrategias en marcha para evitarlo a toda costa. Vive este momento tal como es y permítelo.

Ábrete al silencio sin hacer nada para llenarlo, hasta que aprendas a tolerarlo con amor. Ábrete al conflicto hasta que aprendas a tolerarlo con amor. Ábrete a la distancia hasta que puedas tolerarla con amor…

Cuando dejamos de resistirnos, avanzamos.

Porque afrontamos la situación de la que podemos enriquecernos y evolucionar. ¡El propósito de la vida y las relaciones!

A veces al forzar las cosas en una relación, te puedes sentir rechazado porque en realidad te rechazaste a ti mismo cuando comenzaste a adaptarte por miedo. Te rechazaste a ti mismo cuando dejaste tus necesidades de lado para encajar con esa persona.

Cuanto más forzamos más cansados nos sentimos, porque para cambiar todo lo que no nos gusta se requiere mucha energía.

¿Y si pruebas poco a poco a soltar aquello que haces por miedo y vas dando pasitos en esta dirección?

¿Cuáles son los ingredientes fundamentales para poder soltar el control hasta llegar a fluir de manera constante?

 

Para poder soltar el control es fundamental:

  1. Sanar tus heridas emocionales del pasado. Mientras tengas tanto miedo y dolor acumulado, no te sentirás preparado para soltar los actos compulsivos porque te ofrecen sensación de seguridad. Al no tener tanto miedo, te sentirás seguro para dejar de repetir comportamientos limitantes.
  2. Comenzar a exponerte a las situaciones que te dan miedo poco a poco, de manera consciente para aprender a tolerar tus sensaciones y emociones.
  3. Aprender a gestionar tus emociones de manera saludable para que dejes de temerlas y sepas ofrecerte lo que necesitas para cuidarte.

 

¿Y tú estás cansado de forzar las cosas y te agotas? ¿No ves la salida?

Trabaja conmigo y comienza a atender desde la raíz tu necesidad de control, de miedo y la obligación de esforzarte para que todo funcione como necesitas que funcione.

Si quieres contarme cuál es tu experiencia y/o aprendizaje sobre lo que te comparto, puedes hacerlo más abajo. ¡Me encantará leerte!

Gracias por estar aquí,

Un afectuoso abrazo

Gabriela

Gabriela Fernández Jover

Gabriela Fernández, Coach Experta en Relaciones de Pareja.

Te ayudo a resolver de raíz los conflictos, bloqueos e impedimentos que vives en tus relaciones de pareja.

Descubre ahora lo que te hace sufrir en el amor y cómo superarlo de raíz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.