fbpx

Cómo Tratar a una Pareja Evasiva

¿Te identificas como una persona con apego ansioso y las actitudes evasivas de tu pareja te desesperan?

¿Quieres saber cómo lidiar con las actitudes evasivas de la otra persona sin empeorar las cosas y colaborando con la relación para que sea lo más sana posible?

Pues entonces, lee hasta el final porque te voy a ofrecer las claves que necesitas para  que puedas enfocarte en hacer lo que está en tus manos.

Comencemos recordando en qué consiste el apego evasivo.

¿Qué es un Apego Evasivo?

Una persona que se relaciona en pareja desde una manera de amar evasiva se caracteriza por sentirse dominado por el miedo a la intimidad.

Cuanto más íntima siente que es la relación, más amenazado se siente y más tendrá la necesidad de alejarse física y/o emocionalmente.

El estilo de apego, no es algo que elijamos, porque viene condicionado en base a nuestros genes, las relaciones con nuestras figuras de apego en la infancia (normalmente nuestros padres) y las relaciones ya de adultos. Por lo tanto, necesitas tener muy claro que la persona evasiva no ha elegido sentir ese miedo tan profundo, sino que simplemente hace lo que puede con lo que siente.

Si es cierto, que, aunque no lo elegimos, ya de adultos tenemos la oportunidad y la responsabilidad de revisar lo aprendido que no hemos escogido y transformarlo para mantener relaciones lo más sanas y plenas posibles.

Las personas pueden tener diferentes grados de evasión.

Y en función de su grado de evasión, pueden crear relaciones como las siguientes:

  • Pueden  mantener una relación de pareja durante años evitando en cierto modo la intimidad.
  • Pueden mantener solo relaciones cortas sin permitir que vayan a más (una vez pasa la fase del enamoramiento).
  • Pueden tener una relación intermitente con la misma persona. Una relación de idas y venidas con momentos de estar juntos y momentos de estar separados.
  • Pueden optar por directamente no tener relaciones o muy pocas.
  • Pueden mantener relaciones con personas no disponibles porque ya están casadas o tienen otra relación.

Dependiendo de la persona, el grado de intimidad que esté preparado para tolerar será diferente en función de la dimensión de su miedo.

 

¿Qué puede activar el miedo del evasivo en la relación de pareja?

La persona evasiva puede comenzar a sentir miedo cuando ve actitudes de su pareja que amenazan su libertad e independencia.

¿Y cuáles son esas actitudes con las que el evasivo se abruma?

Cuando se le piden muchas explicaciones sobre dónde ha estado, con quién ha estado, de qué hablaron etc.

Cuando se siente controlado.

Cuando siente que la otra persona le necesita.

Cuando hay discusiones muy constantes.

Cuando se le exige y reclama.

Cuando se le trata de culpar y manipular.

Cuando siente que se está enamorando.

En general, cualquier comportamiento que le haga sentir invadido, ya que su mayor temor es a no tener espacio, libertad e independencia.

Los evasivos suelen describir la sensación previa a comenzar a retirarse como “me sentía encerrado, encadenado y falto de libertad, necesitaba liberarme” o “Sentía que me necesitaba y no quería hacerle daño, porque quizás no le puedo corresponder con el mismo nivel de amor” o “Me sentía atrapado”.

Según he podido comprobar con mis clientes, sus intenciones son buenas y tienen mucho miedo de hacer daño a la persona con la que se relacionan, pero no saben cómo manejar sus emociones, por eso se alejan para recuperar su tranquilidad y paz interior de nuevo.

Su manera de bajar sus niveles de ansiedad y miedo es retirándose, alejándose, evadiéndose o cortando la relación dependiendo de lo abrumados que se sientan en cada momento.

¿Qué mecanismos de evasión suele utilizar una persona con Apego Evasivo?

Puede utilizar algunas de las siguientes maneras o varias de ellas:

  • Estar en una relación de pareja pero no implicándose emocionalmente. Están físicamente pero mantienen ciertas distancias guardando secretos o no compartiendo sus asuntos más profundos, por ejemplo.
  • No dejando entrar a la pareja en ciertas áreas de su vida, como pueden ser con amigos, familiares, hobbies…
  • Abusando del trabajo, el alcohol, las amistades, las salidas, el deporte o cualquier actividad que absorba gran parte de su energía.
  • Estar físicamente pero emocionalmente se desconecta. No escucha, está pensando en otras cosas, no muestra afecto…
  • Pone muchos límites a la relación y especialmente a planes íntimos en los que estén en pareja sin más personas.

¿Hay alguno que utilice tu pareja para protegerse en tu experiencia?

Puedes compartírmelo abajo en los comentarios. Me encantará leerlo.

¿Qué puedes hacer para lidiar con un evasivo de la mejor manera posible?

Antes que nada, quiero decirte que, lo mejor para sanar la relación entre un Ansioso y un Evasivo es que cada uno realice un proceso personalizado y terapéutico  para sanar sus heridas emocionales que condicionan en gran medida su manera de relacionarse.

Eso es lo más efectivo a la hora de sanar la relación ya  que cada uno necesita (como adulto) hacerse cargo de sus propias limitaciones relacionales.

Ahora ya sí, te voy a compartir algunos tips que te van a ayudar, a ti en tu relación con un evasivo:

Dale Espacio cuando lo necesite. ¡No le persigas!

 Como persona ansiosa, cuando sientes que tu pareja se está alejando se encienden todas tus alarmas y miedos. Por ello, lo más normal es que te vuelques completamente en tratar de solucionar las cosas en ese momento, retomar el contacto, insistir, hablar o buscar cualquier señal que te asegure que la relación está bien.

Sin embargo, justo en ese momento en que esa persona siente miedo (por eso se aleja), lo mejor es que le des el espacio que necesita.

Sé que para ti esto es muy difícil porque sientes mucho miedo a la distancia y al abandono, pero es lo mejor para la relación, para ti y para la otra persona.

Y es lo mejor porque, vuestro nivel de estrés ha subido y necesitáis que baje para poder ver las cosas con mayor calma y tranquilidad. Cuando hay estrés el miedo nos domina y no vemos las cosas con claridad porque no podemos pensar con calma y estamos a la defensiva.

Así que, dale espacio. Deja que se retire, que no hable, que se vaya o lo que decida hacer para protegerse hasta que esa persona regrese por su propia iniciativa de nuevo.

Mientras le ofreces ese espacio, es fundamental que aprendas a atender tu ansiedad y el dolor que su alejamiento active en ti.

No se trata de que le des a tu pareja lo que necesita y que te ignores a ti mismo. No. Lo que buscamos es que esa persona tenga lo que necesita para regresar a su calma y que tú atiendas tus emociones para que puedas regresar a la tuya también.

Imagínate el bucle de estrés en el que entráis los dos cuando tu pareja se calma con la distancia y tú con cualquier señal de cercanía. Son necesidades opuestas y ambas válidas.

Esa persona, en ese momento, no puede responder a tu necesidad de conexión por eso buscarla o incluso exigirla solo va a aumentar el estrés de ambos.

Si quieres saber más cómo atender la ansiedad que sientes cuando tu pareja se distancia, puedes ver mi video “¿Qué hacer con la Ansiedad que siento?” clicando aquí.

 

Conecta contigo, sana tus heridas y siente tu valor.

Te sueles sentir muy herido ante los comportamientos de un evasivo porque tú estás viviendo la relación dominado también por tus propios patrones de miedo del apego ansioso. Esos miedos son fundamentalmente un miedo irracional a que te abandonen, te rechacen o que haya desconexión dentro de la relación.

Así que, para que poco a poco puedas ir bajando tus niveles de estrés y miedo cuando sientes que la otra persona se aleja de ti, vas a necesitar afrontar tus propias heridas emocionales del pasado y trabajar en la atención de tus emociones de una manera sana.

Lo que te apega a la otra persona de una manera desesperada es el dolor de la falta y el miedo a perder a esa persona.

Por nada del mundo quieres volver a sentir rechazo o abandono, pero el único modo de superar este sufrimiento del apego es afrontándolo desde la raíz.

Si quieres descubrir mi Programa de Acompañamiento específicamente diseñado para que sanes tus heridas de apego ansioso y la dependencia emocional puedes encontrar toda la información aquí.

 

Trata de Comprender al otro en lugar de atribuirle malas intenciones y culpas.

Una de las cosas que más daño te hace es creer que la pareja se comporta de ese modo evasivo porque no tiene un verdadero interés en ti, porque no te quiere o porque quiere hacerte daño.

Lo más habitual es que no sea así, de hecho, con mis clientes siempre descubro que en realidad sienten amor, pero el miedo les domina.

Así que, te va a ayudar conocer su patrón evasivo y ponerte en su lugar. Piensa que del mismo modo que tú te sientes dominado por tu ansiedad cuando se aleja, esa persona se siente dominada por su ansiedad cuando se siente invadido.

Es una persona asustada que necesita alejarse para aliviar la ansiedad que siente, aunque no sea consciente de ello.

En lugar de pelearte con su patrón o tratar de forzar que cambie, trata de comprenderla y aceptar que, al igual que tus necesidades son de cercanía e intimidad, las suyas son de espacio.

Por lo general, si pruebas a darle espacio cuando lo necesita, esa persona se va a sentir más segura de acercarse por sí misma y menos necesitará alejarse en futuras ocasiones

¡Pruébalo durante un tiempo largo (meses) de manera continua y lo habitual es que vaya todo mucho mejor entre vosotros!

 

Haz tu vida y no dejes de lado tus rutinas, gustos, actividades…

 Seguramente, como ansioso, te cueste mantener tus rutinas, actividades, gustos y demás cuando estás en una relación de pareja.

Sobre todo, si tu pareja es evasiva sientes que constantemente tienes que estar “trabajando” para que la relación esté bien y sentirte a salvo. Y esto genera que te vuelques más en la relación y que tu pareja por tanto se agobie cada vez más.

Se genera el bucle tan doloroso del perseguidor – huidizo. Cuanto más se aleja tu pareja, más dejas tus cosas para tratar de recuperarle y, por tanto, más se agobia ella y más se aleja.

Además, el evasivo, si percibe que su pareja deja su vida de lado comienza a sentirse culpable y eso no ayuda, porque no sabe cómo hacer que te sientas bien.

Ante esta situación necesitas salir de esta dinámica y un buen antídoto para ello es esforzarte por retomar tu vida, tus actividades y rutinas. Estar más pendiente de ti y menos de tu pareja.

De nuevo, cuanto más se aleje, más espacio debes darle para que esa persona se acerque por su propia iniciativa.

 

Toma tu relación como una oportunidad de crecimiento para ti.

 No es casualidad que estés en una relación con una persona evasiva. Todas las relaciones aparecen en el momento adecuado para aportarnos el crecimiento que necesitamos para nuestra evolución.

¿Por qué se encuentran un ansioso y un evasivo?

Porque el ansioso necesita aprender a valorarse así mismo y superar el miedo al abandono. Y el evasivo, necesita aprender a superar su miedo a la intimidad y cercanía e implicarse en la relación abriendo su corazón.

Es decir, el ansioso necesita aprender a estar en la relación tolerando el espacio y la individualidad de cada uno, y el evasivo, necesita tolerar la cercanía e intimidad dentro de la relación. Por lo que podéis aprender mucho el uno del otro si veis la relación como un hermoso espejo en el que poder conoceros a vosotros mismos y retaros a crecer para superar los desafíos individuales y de pareja.

¿Sabes cuál es el secreto para no quedarse estancado en las dificultades de la relación?

Pues el secreto es centrarte siempre en crecer tú personalmente ante los conflictos y las dificultades. Ir sanando emocionalmente tus heridas para poder ver la relación y a la otra persona cada vez con mayor comprensión y sabiduría.

Es fácil tener la tentación de quedarte estancado en culpar a tu pareja por lo que pasa en vuestra relación, pero recuerda que, la única manera de avanzar en la vida y en las relaciones es avanzando tú, moviéndote tú.

Si tu te estancas, la vida también lo hace y tu relación también.

No tengas miedo a perder el tiempo, a no saber, a sentirte perdido… Todo forma parte de nuestro crecimiento, así que lo que te va a ayudar va a ser que te centres en hacer tu parte, en tomar tu responsabilidad en el baile que es la relación e ir aplicando estos tips.

 

No te culpes a ti mismo tampoco.

En las sesiones con mis clientes descubrimos a menudo que las personas ansiosas se sienten muy culpables cuando la persona evasiva se aleja o no se muestra disponible.

Seguramente osciles entre culpar a tu pareja y culparte a ti mismo pensando cosas como “Si se aleja es porque no soy capaz de retenerlo”, “Si se aleja es porque no soy suficiente para ella”, “Si se aleja y no quiere estar conmigo es porque no me esforcé lo suficiente o algo hice mal”, “Si la relación no funciona habré fracasado”, “Si la relación se acaba, no voy a encontrar a nadie más”, “Me cuesta mucho conectar con una persona de esta manera”…

No es tu culpa. Tú eres valioso. La cuestión es que la persona evasiva no piensa eso de ti, lo que le sucede es que tiene limitaciones que le llevan a actuar evitando la intimidad en las relaciones de pareja, pero nada tiene que ver con tu valía, tu atractivo, tu capacidad o cualquier motivo que tenga que ver contigo.

¿Comprendes?

Es un asunto de tu pareja.

Cuanto más puedas entender esto, menos vas a sufrir.

 

No reclames ni exijas. Busca expresarte de manera asertiva.

Las personas evasivas suelen ser personas muy sensibles que valoran mucho su paz y tranquilidad, por norma general no les gustan los conflictos, los gritos, las malas palabras, los reclamos, ni las exigencias…

Son personas que se cargan de energía cuando sienten su libertad y autonomía, por lo que se sienten agotados si hay discusiones frecuentes.

Si reciben reclamos a menudo, tienen la sensación de no llegan nunca a satisfacerte y eso activa más sus miedos porque se sienten responsables de que te sientas bien y no quieren hacerte daño.

Algo muy beneficioso, será expresarle aquello que valoras de ella. Puedes reforzarle en ese sentido diciéndole, por ejemplo: “Me ha gustado mucho que hayamos cenado juntos hoy” o “Ha sido maravilloso que me hayas llamado para saber cómo estoy hoy”…

Estas son mis recomendaciones. Sé que como ansioso, te pueden resultar difíciles de aplicar porque su evasión te desespera y te conecta con dolor. Y lo que sí es seguro es que cuanto más trabajes en ti y tu crecimiento personal, más seguro y confiado te sentirás en tu vida y relaciones.

¿Estoy diciendo que te tienes que quedar en la relación siempre?

La verdad es que No. Pero si tienes una relación con una persona evasiva, vas a necesitar aceptarla y aprender a convivir de la mejor manera posible con ella. Porque estar con alguien, pero rechazándola constantemente es un sufrimiento asegurado para ambos.

Si quieres seguir resolviendo tus dudas, puedes leer mi artículo ¿Es tu Apego Ansioso el Problema o son los problemas de mi pareja evitativa? Te cuento en qué necesitas enfocarte dependiendo del grado de evasión de tu pareja.

¿Te has sentido ayudado con mis recomendaciones? Puedes dejarme tu experiencia y dificultades en los comentarios. ¡Me encantará leerte!

Si deseas trabajar conmigo para comenzar a superar la ansiedad, el apego ansioso y la dependencia emocional accede a mi Programa de Acompañamiento hoy mismo.

Gabriela Fernández, experta en relaciones de pareja.

Me dedico a ayudar a las personas que, como tú, sufren por amor y no saben cómo salir de ahí y comenzar a crear relaciones plenas y auténticas.

Hoy en día:

8 comentarios en “Cómo Tratar a una Pareja Evasiva”

  1. Gracias por este post me ayuda mucho a entender tantas cosas a las que me rehusado hasta ahora me sentí identificada con todo. Mil gracias.

  2. Interensantisina exposición la que haces sobre ambos apegos, me ayuda a comprender claramente algunas situaciones que me resultan familiares y tus recomendaciones son muy buenas. Gracias

  3. Gracias, excelente tu explicación, yo estoy en pareja desde hace casi 8 años con una persona evasiva y sufrí mucho hasta que la comprendí y conocí bien ahora disfrutamos la relación, pero me parece que yo también soy evasiva, me gusta mi libertad y espacio y a veces me desaparezco, gracias por todo,

  4. Al leer 100% es la actitud que tiene mi pareja, nuestra relación es intermitente y no ha querido una relación de compromiso conmigo. Cuando él se aleja siento miedo al abandono y lo persigo y se aleja más. La verdad aunque se que hay otras cosas importantes en la vida yo siento que si él esta bien conmigo yo estoy tranquila y cuando él se enoja o aleja como que nada me importa es como si mi vida girara a sus actitudes de él, me siento mal que él sea lo más importante para mi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.