fbpx

¿Es tu Apego Ansioso o tu pareja el problema?

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Me llegan muchas preguntas con respecto a este tema. ¿Soy yo que soy exagerado, demandante y celoso o es mi pareja que no puede ofrecerme lo que necesito porque es distante, no se compromete o evita la intimidad?

Voy a tratar de dar un poco de luz a estas dudas, para que puedas tomarlas como brújula en tus relaciones de pareja.

La verdad es que pueden darse las siguientes 3 situaciones:

  1. Siento mucha ansiedad y miedo en la relación de pareja, aunque mi pareja se compromete conmigo, trata de ofrecerme seguridad y se muestra disponible para mi.
  2. Siento mucha ansiedad y miedo en la relación de pareja porque me identifico como persona ansiosa, pero al mismo tiempo la manera de actuar de mi pareja hace que me sienta más inseguro todavía ya que a veces es distante, evita los conflictos o se desconecta emocionalmente.
  3. Mi pareja se comporta de manera muy evitativa, evita hablar de sentimientos, de solucionar los conflictos, comprometerse y no se muestra emocionalmente disponible. Estos actos hacen que en mi se activen las alarmas.

¿Qué actos de la pareja no podemos ignorar tengamos apego ansioso o no?

Independientemente de que sintamos que tenemos apego ansioso, hay comportamientos de la pareja que no debemos ignorar porque es normal que despierten nuestros miedos.

  • No se compromete: La pareja no se compromete contigo, aunque seguís manteniendo una relación. Por ejemplo, te dice que no quiere compromiso, que no quiere nada serio, no te introduce en su entorno, que no diga que sois novios, que no quiera poner etiquetas, que siga manteniendo relación muy íntima con su ex, que no haya cerrado su relación pasada etc.
  • Emocionalmente inaccesible: La pareja se molesta, irrita o distancia cada vez que muestras tu malestar o sentimientos. Evita hablar sobre sentimientos, temas conflictivos o mostrarse vulnerable. También puede ser que te diga que eres muy celoso, sensible y pesado y que evite entrar en cualquier conversación en la que haya desacuerdo o confrontación.
  • Negación de la vulnerabilidad: La pareja rechaza cualquier tipo de vulnerabilidad propia o tuya. Ridiculiza o se burla del amor, el cariño, el afecto, el romanticismo, la sensibilidad etc. Cuando te muestras cariñosa se muestra fría, distante, bloqueada, cambia de tema, se distancia o lo ridiculiza. No quiere hablar de temas emocionales, sentimientos y miedos.

Estos comportamientos activarán miedos en cualquier persona que desea construir una relación de pareja cercana, íntima y comprometida desde el amor y el afecto.

¿Qué comportamientos nuestros no podemos ignorar independientemente de que nuestros miedos sean válidos porque la pareja se muestra evitativa o no accesible emocionalmente?

  • Comportarse de manera agresiva: Pegar, agredir, gritar, insultar, amenazar…
  • Manipular: Tratar de que la pareja cambie o nos de lo que queremos a base de hacerle sentir culpable como si fuese un ogro por necesitar tiempo para si mismo, tontear con otra persona para que sienta miedo de perdernos, no hablarle o ignorarle si no cumple con nuestras expectativas, enfadarse o distanciarse con el fin de lograr algo de ella, cargarle con toda la culpa de nuestro sentir…
  • Controlar: Tratar de que no se dedique a sus asuntos, sus amistades o familiares para sentirnos menos amenazados, revisar su teléfono, querer que nos conteste a cada rato los mensajes si la otra persona está ocupada, acusarle de mantener otra relación tengamos pruebas o no…
  • Ser hirientes: Criticar, acusar, reclamar a la pareja de manera hiriente. Hacer comentarios humillantes, irónicos o burlones con la intención de “mover” en el otro el sentimiento de culpa.
  • No hablar, explicarnos o ignorar: Tratar de llamar la atención de la pareja o de que se de cuenta de que estamos dolidos dejándole de hablar, de responder o mostrándonos indiferentes cuando es evidente que algo nos ha dolido, pero no lo estamos expresando ni estamos dando la oportunidad de resolverlo.

Entonces con toda esta información quizás ahora te es más sencillo reconocer en cuál de las 3 situaciones te encuentras. Por eso, te voy a contar en lo que necesitas enfocarte en cada una de ellas.

Situación 1: Se me activa el miedo y la ansiedad, aunque mi pareja me ofrece confianza, compromiso y se muestra disponible para mi.

Si tu pareja no muestra comportamientos evitativos o de no disponibilidad, pero sientes que, en ti, aún así se activan miedos al abandono, inseguridades, celos, obsesiones etc. Entonces necesitas claramente enfocarte en trabajar en ti mismo.

¿Qué necesitas trabajar?

Necesitas abordar las situaciones de dolor que viviste en tus relaciones primarias con mamá y papá. Especialmente los momentos en los que te sentiste solo, abandonado y falto de protección.

Este trabajo puedes hacerlo acompañado por un profesional si sientes que no puedes tu solo. Trabajándolos, los miedos dejan de ser una amenaza permitiéndote abordar las relaciones de pareja de una manera mucho más segura y asertiva.

Si deseas comenzar a trabajar el apego, la ansiedad, el miedo y el sufrimiento que vives en tus relaciones, puedes ponerte en contacto conmigo aquí y comenzar un proceso de Acompañamiento totalmente guiado.

Situación 2: Esta situación es cuando en las relaciones de pareja se activan en mis miedos procedentes de mi estilo de apego ansioso y miedos derivados por los comportamientos confusos y distantes de mi pareja. Es decir, nuestras heridas se activan, pero al mismo tiempo la pareja es una persona con dificultades para comprometerse, mostrarse vulnerable o abrirse emocionalmente.

 En esta situación necesitas enfocarte en trabajar en ti mismo y tus miedos profundos e igualmente necesitas enfocarte en la relación de pareja.

En cuanto a ti mismo, necesitas sanar las heridas de tu pasado y de tu niño interior. Los momentos en que sentiste que tus papás no estuvieron ahí para ti.

Igualmente, necesitas trabajar en la relación de pareja explicándole a la otra persona cómo te sientes, cuáles son tus miedos profundos y tus deseos en cuanto a la relación. Como ya expliqué anteriormente, no podemos caer en utilizar estrategias hirientes de comunicación, aunque tus miedos sean reales.

Un tip que te puede ayudar es utilizar el lenguaje del “yo”, hablar en primera persona: “Yo me siento… Cuando tú… ¿Cómo lo vives tú? ¿Qué podemos hacer?”

Buscamos no actuar desde la reactividad de nuestros miedos sino ir un poco más allá y poder profundizar abriéndonos a expresar nuestra vulnerabilidad a la pareja.

Situación 3: Mi pareja se comporta de manera muy evitativa, evita hablar de sentimientos, de solucionar los conflictos, comprometerse y no se muestra emocionalmente disponible. Estos actos hacen que en mi se activen las alarmas.

En este caso, tus miedos son reales y procedentes de los comportamientos confusos e inestables de tu pareja. En este caso necesitas enfocarte en la relación para poder descubrir si esa persona quiere lo mismo que tú o si por el contrario queréis diferentes tipos de relación.

No se trata de que le acuses, le critiques o utilices estrategias para tratar de “enganchar” a esa persona, sino de explicarle asertivamente cómo te sientes y tus deseos en cuanto a la relación para crear un espacio donde la otra persona pueda abrirse y ser honesto contigo.

Si después de confrontar a la otra persona con tus sentimientos hacia ella y lo que verdaderamente esperas y deseas de la relación, te dice que no quiere pareja o que no quiere lo mismo que tú, entonces es momento de aceptarlo y no autoengañarse.

También puede ser, que se evada o cambie de tema. Huir de la comunicación también es una respuesta. A veces la otra persona no está lista para hablar abiertamente sobre sentimientos y no podrá ofrecernos una respuesta tal como nos gustaría clara y directa. En estos casos, necesitas tomar como respuesta sus actos.

El juego se termina cuando nos abrimos emocionalmente y mostramos claramente nuestras intenciones. La cuestión es ¿Estamos preparados para escuchar que quizás el otro no quiere lo mismo que nosotros?

¿En qué situación de las 3 que te planteo te encuentras? ¿Qué te ha aportado leer el post si es que hubo algo? Puedes dejarme tu comentario más abajo. ¡Me encantará leerte!

Te mando un afectuoso abrazo,

Gabriela

Gabriela Fernández, Experta en Relaciones de Pareja. Te ayudo a resolver de raíz los conflictos, bloqueos e impedimentos que vives en tus relaciones de pareja.

¿Quieres descubrir las 3 Claves para irradiar Amor Propio en tus Relaciones de Pareja?

4 comentarios en “¿Es tu Apego Ansioso o tu pareja el problema?”

  1. Hola Gabriela…
    Me despejó mucho leerte .. me identifico con 2 de los puntos… 1. Mis miedos aunque me muestro segura y 2. Mi pareja es muy cariñoso.. demostrativo y se muestra pendiente de mi aunque evade hablar de sentimientos (dice te amo etc pero no habla) pone distancia y cuando planteé mis metas a futuro me dijo «terminamos» sin mas explicación.. luego de eso volvimos pero a su manera
    Gracias por tus consejos ..

  2. Hola, sin duda me vienen muy bien tu post y es que me siento identificada con el punto 3, el chico me encantaba tanto, su tiempo y presencia que jamás he sido capaz de confrontarlo y decirle lo que quiero y sí, ese miedo por recibir una respuesta diferente a mis deseos. En estos momentos estoy planteando como abrir mis deseos, sentimientos y emociones para no dejar pasar más tiempo en esta situación tan estresante, me gustaría saber cómo confrontar o prepararse para una respuesta diferente de nuestros deseos.

  3. Hola Gabriela. Me identifico con el 3 punto aunque también un poco con el 2.
    Creo que intento explicarle calmadamente a mi pareja lo que me duele, en primera persona, sin ánimos de pelear, pero se termina dando vuelta todo y siempre termino arrepintiendome de haber hablado porque él, se pone a la defensiva y tratando de convencerme que siempre es un problema mío o que «lo hago muy grande» o «no fue para tanto». Se termina enojando más él y siento que finalmente no le importa escuchar lo que me pasa. Lo que ha hecho muchísimas veces es irse, querer terminar, acusarme de lo que tiene que soportar o tolerar como dice. Se que si quiere irse debería dejarlo que lo haga pero en el momento que se prepara para irse me invade un dolor desgarrador, una desesperación enorme. Ya terminamos una vez y él empezó a escribirme por 3 meses seguidos y yo no quise volver, nose como volvimos pero acá estamos y vuelve a ser todo como antes con a penas una leve mejora.

  4. Juana María Ramírez Hernández

    Hola Gabriela… me identifico con la 2 y la 3 mi pareja no se compromete llevamos 4 años en una relacion donde el no se compromete cada vez que yo expreso lo que lo que siento terminamos discuntiendo y la mayoria de las veces del dejándome de hablar por semanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.