¿Qué es el Amor Real?

"¿Qué es el Amor real?"

FALSOS MITOS DEL AMOR

Las películas, los cuentos, la sociedad en general nos ha contado muchas fantasías, ilusiones y mentiras sobre lo que es el amor.

Nos han contado el “y fueron felices para siempre” pero no nos han contado cómo convivieron, cómo se comunicaban, cómo resolvían sus desacuerdos, cómo se trataban, qué hacían… Una pareja nos haría felices y nos salvaría de todos nuestros problemas y angustias.

 

Además nos han dicho que el amor es felicidad pero no nos han contado como llegar a ser felices en pareja. La pregunta de muchos de nosotros suele ser ¿Y cómo se hace? ¿Qué tengo que hacer para ser feliz en mis relaciones de pareja?

La cuestión es, que cuando nos hemos creído todo lo que nos han contado y vivimos una relación de pareja todo lo que encontramos son dificultades y un gran vacío entre lo que es y debería ser. Y esto hace que vivamos el amor como una terrible decepción. No podemos amar realmente a nadie si no hemos descubierto como amarnos a nosotros mismos.

Aquí es dónde realmente se encuentra la diferencia entre un amor real y un amor fantasioso e irreal. Nadie tiene el poder de hacernos felices si antes no hemos experimentado nuestra propia felicidad. La pareja aumenta esa felicidad, ¡Claro que si!.  Formar parte de algo más grande que nosotros mismos ofrece mucha satisfacción pero no serás consciente de ello si no sabes lo que a ti te hace feliz.

Más que nada es un juego psicológico. Si yo no soy consciente de cómo experimento mi felicidad  aunque sea feliz no sabré que lo soy y me seguiré contando a mi mismo que podría ser mejor, que aún no he alcanzado lo que debería ser, que no soy feliz…

«El amor real es un amor consciente. Elijo a una persona digna de mi amor y decido amarla sin condición.»

Significa escoger a un compañero de vida con el que podemos compartir, crecer y desarrollarnos juntos. Un amor que vive y acepta cada experiencia que tenemos en pareja. Es un amor que no trata de cambiar al otro para que se ajuste a nuestra idea de cómo debería ser. Es un amor que ve y conoce al otro tal como es.

¿Sabéis cuál es la trampa?

Que cuando conocemos a alguien no nos solemos relacionar con esa persona, sino con nuestros propios anhelos y deseos. Nos enamoramos de lo que deseamos y no de la persona en cuestión con la que estamos relacionándonos. Sucede mucho en el enamoramiento. Es una fase maravillosa principalmente porque proyectamos nuestra fantasía en el otro. ¡El enamoramiento nos ciega!

En el amor real hay anhelo e ilusión pero no  nos ciega. Nos permitimos valorar si ésta nueva persona es digna de nuestro amor o no. Si no es digna de nuestro amor entonces no es una persona que pueda aumentar nuestra felicidad.

¡No todo el mundo merece nuestro amor! ¿Por qué ofrecérselo a alguien que no es digno de él?

¿Lo veis?

Decidir a quien amar es una decisión aunque parezca que no. Por eso, el trabajo que cada uno puede hacer para crear amores reales en su vida es ir tomando conciencia de todo lo que os he comentado. Nadie nos ha enseñado a amar de una manera consciente y sana. ¡Si, es verdad! hay personas que de un modo innato saben como hacerlo, pero muchos otros necesitamos aprenderlo.

En esta ocasión quiero despedirme con una frase de Rumi que a mi me recuerda que en nuestro interior sabemos reconocer el amor real, pero necesitamos aprender a escucharnos.

“Tan pronto oí mi primera historia de amor comencé a buscarte, sin saber lo ciego que estaba. Los amantes no se encuentran finalmente en alguna parte; han estado siempre el uno en el otro”.

Como siempre con todo mi amor y cariño,

Gabriela Fernández Jover

Gabriela Fernández Jover

Gabriela Fernández, Coach Experta en Relaciones de Pareja.

Te ayudo a resolver de raíz los conflictos, bloqueos e impedimentos que vives en tus relaciones de pareja.

Descubre ahora lo que te hace sufrir en el amor y cómo superarlo de raíz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.