fbpx
Tu ancla eres tú. Supera la dependencia emocional

Tú eres tu Ancla – Supera la dependencia emocional

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Hoy quiero contarte los secretos para conectar contigo y aprender a ser tu ancla, para que así puedas superar la dependencia emocional y vivirte pleno en tus relaciones de pareja.

Todos necesitamos estar afirmados en algo para sentirnos seguros. La cuestión es ¿A quién estás anclado?

Imagina que somos como barquitos en la inmensidad del mar. A veces, nos sucede que nos anclamos a otros barcos y quedamos encadenados, como sucede con la dependencia emocional.

Ahora imagina, que tu barquito está anclado al mar. Ya no está encadenado a otros barquitos, sino que puedes moverte libremente. ¡Wow! Qué sensación de libertad, y al mismo tiempo ¡Qué miedo porque el mar es muy grande!

De igual modo, otros barcos pueden anclarse cerca y hacerte compañía y luego marcharse. Puedes marcharte tú o incluso puedes navegar junto a otros barcos, pero siempre sabiendo que puedes anclarte en cualquier lugar del mar porque tu anclaje no te ata a nadie más.

Esa sensación del barquito libre en el mar, navegando a veces acompañado a veces solo, viviendo su aventura, nos puede servir de referencia para superar la dependencia emocional en nuestras relaciones.

Tú eres tu barco en la vida real y necesitas anclarte bien fuerte a ti mismo y a la vida para vivir el amor real.

Pero, ¿Qué es esto de anclarse a uno mismo y a la vida? ¿Cómo se hace?

Anclarse a uno mismo significa aprender a confiar en nosotros mismos para poder navegar por el inmenso mar sin sentirnos tan perdidos o con tanto miedo.

¿Cómo puedo moverme por el mar si no he aprendido a confiar en mi?

Es un aprendizaje, porque no es lo que nos han enseñado. Ten paciencia, como si estuvieses aprendiendo cualquier otra habilidad.

Anclarse a uno mismo no es del todo suficiente, es un paso súper importante, pero debe ir acompañado de la conexión con la Vida o con la energía creadora, la Divinidad, Dios o como a ti te guste llamarlo.

¿Por qué es tan importante que conectes con la energía creadora?

Volviendo a los barquitos, para moverse por el inmenso mar, no solo nos necesitamos a nosotros mismos, sino que también nos hace falta una brújula, una guía sabia que nos oriente y sea una referencia para nosotros.

Esa brújula, la encontramos en la conexión con la Sabiduría Creadora. Ese “algo” más grande que todos nosotros que nos da la vida.

¿Qué puedes comenzar a hacer para conectar contigo, con la Energía Creadora y anclarte a ti mismo?

1. Escribe todas aquellas personas o cosas a las que las hayas puesto tu ancla en un papel. ¿A quién te sientes anclado? ¿De quién o de qué sientes que depende tu felicidad? Toma conciencia de tus puntos de anclaje a través de los cuales buscas sentirte seguro pero que te generan sufrimiento porque sientes la pérdida de ti mismo.

2. Haz espacio cada día para meditar. Hay muchas maneras de hacerlo. Aquí te propongo una idea que a mí me ayuda.

Siéntate en una posición cómoda, con la espalda recta y cierra tus ojos. Siente como vas tomando contacto con tu mundo interior. Nota las sensaciones sutiles de tu cuerpo. Siente tu corazón palpitar, el movimiento que genera la respiración en tu cuerpo …Siente las sensaciones agradables y desagradable sin tratar de cambiarlas, solo abriéndote a que estén, a sentirlas. Luego, lleva tu atención a como sucede la respiración en tu vientre. Como se expande y se contrae. Mantente ahí un rato, solo siendo observador de tu respiración en tu abdomen. No trates de cambiarlo, solo la observas.

Deja que emerja lo que tenga que emerger. Si surge llanto o malestar, déjalo nacer y expresarse. Nuestro cuerpo es sabio y lo que queda retenido va a buscar en este momento manifestarse. No lo controles o retengas.

Luego, observa ese mismo movimiento, pero en tu pecho. Siente como al tomar aire tu pecho se expande y como al soltarlo se contrae.

Seguidamente, visualiza como si tu pecho quisiese alcanzar el cielo con cada toma de aire. Como si te fueses abriendo al Mundo, a la Vida, a la energía creadora, al amor, al Universo.

En esta apertura desde tu pecho, comienzas a ver una luz brillante y blanca que ilumina tu cara y tu pecho. Esta luz, te recuerda el ser maravilloso que tú eres. Ese ser que habita dentro de ti. Ese ser capaz de sentir amor incondicional y compasión por esa parte de ti pequeñita, necesitada y vulnerable. Esa parte de ti dolida.

Desde aquí comienza una comunicación con la energía creadora. Puedes darle las gracias por estar vivo, por todo aquello que te ha sido concedido en esta vida, por todo aquello por lo que puedas sentir en este momento gratitud.

Luego pide ayuda. Cuéntale a esta energía lo que estás viviendo, lo que es un desafío, lo que te supera, que te conceda paz, fuerza, libertad …Todo aquello que sientas que estás necesitando.

Además, dile que quieres soltar el ancla de las personas que escribiste al principio, que te ayude a hacerlo de la mejor manera para ti. Manifiéstale que estás dispuesto a hacerlo, que quieres soltar amarras y aprender a anclarte en ti mismo.

Visualiza como todo lo que le vas contando es acogido con amor, sin ser juzgado. Es acogido con la mayor comprensión que hayas experimentado nunca.

Siéntete libre de compartirle lo que sientas que te mueve en ese preciso día.

Cuando termines, siente gratitud por este momento. Da las gracias y vuelve suavemente a conectar con tu cuerpo. Y cuando quieras puedes volver a abrir tus ojos y regresar del viaje.

3. Escribe en un cuaderno o diario lo que has experimentado en esta experiencia cada día que lo hagas.

Hay veces que nos llega información, revelaciones, sensaciones …Puedes escribirlo.

¡Por cierto! Suelta la expectativa. Cada meditación es diferente y no buscamos nada concreto. Si un día tienes una experiencia maravillosa, no la busques al siguiente día. Deja que cada día esté vivo, tal como es. No hay nada mejor ni peor, solo hacer espacio para que lo que necesitamos se manifieste.

Mi recomendación es que practiques cada día este encuentro contigo y con la Divinidad para que puedas experimentar los grandes beneficios que podemos recibir de visitar nuestro verdadero hogar, ese ser que habita dentro, aunque a veces esté muy tapado o apenas podamos vislumbrarlo.

¡Sigue adelante mi vida, persiste, el amor vive en ti!

Ya sabes que si lo deseas puedes dejarme tu comentario, más abajo con lo que te llevas de lo que te compartí. ¡Me encantará leerte!

Con amor y cariño

Gabriela

Gabriela Fernández, Experta en Relaciones de Pareja. Te ayudo a resolver de raíz los conflictos, bloqueos e impedimentos que vives en tus relaciones de pareja.

¿Quieres descubrir las 3 Claves para irradiar Amor Propio en tus Relaciones de Pareja?

2 comentarios en “Tú eres tu Ancla – Supera la dependencia emocional”

  1. Muy bello Gabriela linda <3 me llevo la capacidad de navegar sin la necesidad de anclarme a alguien o a algo y permitirme ser guiada por Dios en cada momento de mi vida. Muchas gracias por tus palabras, voy a poner en práctica este ejercicio de meditación. Te abrazo muy fuerte,
    Jessica 🙂

  2. Mi querida Gabriela
    Gracias por ese pedacito que compartes con nosotros, lo practicaré, espero dejar de depender emocionalmente de alguien, se me hace tremendamente difícil, pero depende de mi!
    Un abrazo
    Claudia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.