Vivir en el Amor. Más allá del Amor Romántico

Vivir en el Amor, Más allá del Amor Romántico

Conectando contigo misma

La mayoría de nosotros hemos crecido con la creencia de que llegada una edad determinada tenemos que encontrar una pareja y además pensamos que éste acontecimiento será nuestra salvación y traerá consigo nuestra felicidad.

Ayer era el día de San Valentín y me preguntaba cómo lo estarían viviendo las personas que no están en pareja en este momento de su vida. Y si no estamos en pareja nos sentimos desdichados o bichos raros, como si tuviésemos algo erróneo que nos impide alcanzar lo que se supone que debe ser.

Tiene mucho sentido, si echamos la vista atrás y pensamos como han vivido nuestros abuelos o nuestros padres sus relaciones y como fueron educados. Sin embargo, los únicos que podemos crear Amor y felicidad en nuestras vidas somos nosotros mismos.

Pero …¿Qué es el Amor?

Casi siempre hablamos de Amor refiriéndonos al Amor romántico pero el Amor en sí mismo va mucho más allá del amor en pareja. El Amor es energía siempre disponible, abundante en la que podemos vibrar o no. Si vibramos en ella nos induce fuerza, paz, tranquilidad, alegría y por ende bienestar.

Lo opuesto al Amor es el miedo. Por lo que cuando no estamos vibrando en la frecuencia del Amor estamos vibrando en el miedo. Cuando nacemos somos puro Amor, somos vulnerables, inocentes. Un bebé vive en el ahora, el tiempo no existe, se deja estar, manifiesta sus necesidades, expresa sus emociones a cada instante, vive siendo lo que le nace.

Cuando vamos creciendo y vamos teniendo experiencias dolorosas es cuando empezamos a protegernos del mundo poniéndonos “armaduras” Y “máscaras” con las que tratamos de no ser heridos. Pero llega un momento en el que las armaduras nos aprisionan tanto que no nos permiten vivir y mucho menos AMAR.

Es en éste punto en el que ya como adultos podemos decidir volver a VIVIR en el AMOR y despedirnos de nuestras armaduras.

¿Cómo puedo hacer para vivir en el Amor?

Digamos que todos los seres humanos ya somos Amor, nacimos con ello dado, lo único que podemos hacer es empezar a reconocer todo ese Amor con el que nacimos y que por protegernos hemos ido dejando escondido en nuestro interior, pero que ya somos.

Y a medida que vayamos reconectando de nuevo con nuestro Amor iremos vibrando más y más en él y por ende abandonando nuestros miedos. Los grandes Maestros espirituales hablan de reconectar con nosotros mismos a través del momento presente, del ahora. Como os comentaba antes sobre los bebés, para ellos no hay pasado ni futuro solo existe el instante presente.

Como dice Eckhart Tolle en “El poder del ahora”: mucha gente espera que le llegue la prosperidad, pero ésta no puede llegar en el futuro. Cuando honras, reconoces y aceptas plenamente tu realidad presente -donde estás, quién eres y lo que estás haciendo ahora mismo-; cuando aceptas plenamente aquello de lo que dispones, entonces agradeces lo que tienes, agradeces lo que es, agradeces Ser. La verdadera prosperidad es sentirse agradecido por el momento presente y por la plenitud de la vida ahora mismo.

La mayoría de las veces para volver a vivir en el Amor, es necesario que nos limpiemos de todos esos sentimientos que hemos ido escondiendo y tapando, pero que no por ello han desaparecido o sanado.

Es importante que expresemos nuestros sentimientos de rabia, ira o enfado; que expresemos nuestras tristezas ocultas y también que perdonemos a aquellas personas que han formado parte de nuestra vida y por las que nos hemos sentido heridos.

Este proceso lo puedes hacer escribiendo en una hoja todas tus emociones arcaicas o bien solicitar la ayuda de un profesional que te acompañe en éste camino si consideras que es mejor para ti.

Si vas tomando la práctica de estar en el presente, de observarte irás tomando conciencia de cómo piensas, de cómo sientes, de cómo hablas y de cómo actúas.

¿Es tu manera de pensar sana para ti? ¿Te ayuda en tu vida? ¿Te hablas bien a ti mismo y a los demás? ¿Cómo es tu lenguaje interno? ¿Te respetas? ¿Sabes cuales son tus necesidades? ¿Dedicas tiempo para ti? ¿Qué resultados obtienes de tus acciones? ¿Consigues tus sueños?

Y a partir de ir tomando consciencia podrás decidir a cada instante qué es lo que quieres crear en tu vida porque somos creadores de nuestra realidad. La pena es que la mayoría de las veces somos creadores inconscientes, por eso no nos sucede en la vida lo que nosotros verdaderamente deseamos.

Una bonita pregunta para comenzar éste camino hacia el Amor es: ¿Qué puedo hacer en éste instante para amarme?

Gabriela Fernández Jover

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.